La madera y el vino

La madera y el vino

Tradicionalmente la elaboración del vino se ha venido realizando de una manera bastante similar.
En un principio los recipientes que se empleaban para el pisado y fermentación de la uva eran de piedra para pasar posteriormente a ser de cemento, acero inoxidable o madera.

Hoy en día la mayoría de vinos que se elaboran, especialmente los tintos, tienen como recipiente aquellos que están elaborados con madera, sobretodo la madera de roble.

El contacto del vino con la madera puede tener lugar durante la fermentación, la maduración o en ambos casos. Este contacto se considera deseable y un elemento de calidad.

El gasto y el esfuerzo que suponen este contacto vienen justificados por los aromas adicionales obtenidos en el vino terminado.

Según los elaboradores este contacto entre la madera y el vino aporta un aumento en la complejidad del vino.

 

Elección de la madera correcta para la construcción de los toneles

La madera debe cumplir con una serie de requisitos:
  _ Baja porosidad
  _ Propiedades permeabilizables
  _ Densidad y tamaño del anillo adecuados
  _ Alta resistencia mecánica
  _ Durabilidad

El roble cumple con todos estos requisitos, por lo que es sin duda el tipo de madera más empleado para la construcción de toneles de vino.

barricas la madera y el vino

 


Tipos de madera para la construcción de los toneles

Roble americano
Debido a que tiene un poro de tamaño considerablemente mayor al del roble francés, las propiedades de la madera son transmitidas al vino con mayor rapidez.
El uso del roble americano aporta menos taninos al vino pero a cambio transmite una mayor variedad de aromas potentes.
La barrica de roble americano es casi impermeable, resistente y dura.

En España, los toneleros trabajan principalmente con el roble americano. Se puede encontrar de forma abundante en Missouri, Kentucky, Virginia o los Montes Apalaches, por ejemplo.

Roble francés
En comparación con el roble americano tiene un poro mucho más fino por lo que la manera en la que transmite sus cualidades a la madera es más pausada y equilibrada.
Los aromas más característicos que transmiten las barricas construidas con este tipo de madera son miel, vainilla y especias entre otros.
Al contrario que el roble americano, el francés es más blando.

El roble francés procede de diferentes zonas como los bosques de Nevers, Allier o Tronçais.

Roble español
Aunque existe, su uso es más bien escaso. Utilizado para la fermentación y la crianza de vinos tintos.
En el norte y este de la península predominan robles que ofrecen un aroma similar al del roble francés.
Mientras que en Castilla y León y Extremadura predominan robles que transmiten sabores más fuertes y por lo tanto un aroma similar al del roble americano.

Roble húngaro
Al igual que el roble español, utilizado para la fermentación y la crianza de vinos tintos.
El aporte sensorial de esta madera es muy similar al del roble francés, aunque esta conserva mejor los aromas frutales del vino.

Acacia
En este caso podemos hablar de dos tipos:
Barrica sin tostar: usada para la fermentación y crianza de vinos blancos. Aporta aromas florales, toques especiados y resalta su frescura.
Barrica con tostado medio: usada para la fermentación y crianza de vinos blancos y tintos. Aparte de las notas florales le aporta toques a fruta y matices tostados.

Pino
Utilizado sobretodo en las Islas Canarias especialmente para vinos tintos y en menor medida en blancos y rosados.
Los vinos que son criados en esta madera son denominados “vinos al tea”, cuya cualidad más importante son los gustos resinosos aportados por el pino.

Castaño
Sólo se utiliza para almacenar y transportar el vino.
No aporta nada. Se les aplica una capa de parafina para evitar que esta madera ceda su gran contenido tánico al vino.

Cerezo
Al igual que con la acacia podemos hablar de dos tipos:
Barrica sin tostar:
se usa para la fermentación y crianza de blancos y tintos, a los cuales les aporta aromas a frutos rojos, siendo predominante los toques de cereza y ciruela en tintos.
Barrica con tostado medio: se utiliza para los mismos vinos, pero a diferencia del anterior, la intensidad de los aromas frutales aportados al vino es mucho más intensa, además le confiere unas tonalidades tostadas muy características.

 

Tamaños y tipos de toneles

Hay múltiples tamaños de toneles pero uno de los más habituales es la Barrica Bordolesa, sobretodo hecha de roble americano o francés.

Barriles ovales
Son pequeños y de poca capacidad (va desde 1 litro hasta 16 litros).
Se utilizan para servir el vino sin tener que embotellarlo.
Suelen estar barnizados y usan ornamentos más bonitos que el resto de los barriles.

Tinos o cubas
Son los más grandes de todos y no tienen forma oval como el resto de barriles.
Tienen un lado más ancho que otro, el más grande sirve de base.
Las cubas las encontramos con capacidades que van desde 1.000 litros hasta 50.000 litros.

Botas
Similares a las barricas pero más grandes y con más flejes metálicos.
En cuanto a su capacidad puede oscilar desde los 250 litros hasta los 1.500 litros.

Barricas Bordolesas
Es la reina del mercado y suele tener una capacida de entre 225-228 litros.

 

Partes de un tonel

 

la madera y el vino barricas partes

 

Si has leído esta entrada, quizá la próxima vez que saborees un buen vino te venga a la mente la relación que tienen la madera y el vino y como la madera contribuye a mejorar la calidad del vino.

 

Deja un comentario

Responsable: Carpintería Ebanistería Mariano
Fin del tratamiento: controlar el spam y gestión de comentarios
Legitimación: tu consentimiento
Comunicación de los datos: no se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
Derechos: acceso, rectificación, portabilidad, olvido
Contacto: info@carpinteriamariano.es
Información adicional: más información en nuestra política de privacidad

Las cookies se me resisten, no he encontrado la receta perfecta. Si aceptas la política de cookies podrás seguir navegando y en cuanto de con ella te aviso. ACEPTAR

Aviso de cookies
error: Content is protected !!