Félix Rodríguez de la Fuente

Continuamos conociendo algo más sobre la figura del burgalés Félix Rodríguez de la Fuente.

Gran amante de la naturaleza y de los animales, la figura de Félix Rodríguez de la Fuente fue siempre muy asociada a la del lobo, por el que sentía una especial predilección. Animal muy temido y repudiado en muchas zonas rurales y al que preservó de su extinción.

Félix Rodríguez de la Fuente lobos

De esta manera describía Félix al lobo en el tomo del trabajo enciclopédico Fauna dedicado a la fauna euroasiática y norteamericana.
“En esta línea de etiquetar a la fauna con matices del comportamiento humano se ha venido tildando al lobo de cruel durante siglos. Todo lo abominable, como la sed de sangre, la traición, la cobardía se ha atribuido al lobo por la mente popular. Sin embargo, este cánido salvaje, por ser un animal social, resulta sumamente cooperativo, rígidamente jerarquizado y con una inteligencia que supera, seguramente, a la de cualquier otro carnívoro salvaje.”

Félix Rodríguez de la Fuente hablando sobre el lobo.


En el año 1965, Félix rescató de la muerte a dos lobeznos que iban a ser apaleados en un pueblo. Los crió y estudió ayudado por su mujer llamándolos «Rómulo» y «Remo» y fueron según palabras del propio Félix «mis primeros hijos».

Félix Rodríguez de la Fuente amigo de los animalesFélix Rodríguez de la Fuente comienza a ganarse la popularidad entre los niños a partir del año 1966 con el espacio Televisión Escolar, un proyecto piloto en el que Félix era presentado como «el amigo de los animales» ganandose gracias a su discurso sencillo y cercano la atención de los más pequeños
de la casa hablando sobre la flora y la fauna.

 

Félix Rodríguez de la Fuente FaunaEn 1968 llega su gran oportunidad para dar a conocer su discurso de divulgación sobre la naturaleza cuando Televisión Española le encarga la responsabilidad de ponerse al frente de su propio programa, Fauna, que también se convirtió en una enciclopedia con el mismo nombre.
Ese mismo año se le encargó, gracias a sus conocimientos en cetrería, un plan inédito en España que también resultó un éxito: utilizar aves rapaces para el control de las aves potencialmente peligrosas para los motores de los aviones en los aeropuertos.

Félix Rodríguez de la Fuente Planeta azulPlaneta azul fue la primera de sus grandes series realizada entre los años 1970-74 y sirvió para aumentar su fama en los países de habla hispana.
En el año 1973 compaginó esta serie con un programa de radio semanal llamado La aventura de la vida, que se mantuvo en antena durante 7 años y que también extendió a otras colaboraciones en programas como Planeta agua y Objetivo: salvar la naturaleza.

 

En la década de los 70 se publicó la Enciclopedia Salvat de la Fauna, con la que Félix obtuvo un notable éxito al vender tan solo en España 18 millones de ejemplares y ser capaz de publicar, con la ayuda de un equipo de biólogos, un fascículo semanal de 24 páginas durante 3 años.
Posteriormente fue traducida a 14 idiomas y publicada en los cinco continentes.

 

El Hombre y la Tierra

Entre los años 1973-80 realiza su serie más reconocida y famosa, El Hombre y la Tierra.
Cada capítulo de esta serie era capaz de reunir a toda la familia delante del televisor en cuanto sonaba la sintonía compuesta por Antón García Abril.

Sintonía «El Hombre y la Tierra» de Antón García Abril.


Félix Rodríguez de la Fuente El Hombre y la Tierra Fauna ibéricaLa serie constaba de 3 partes: ibérica, suramericana y norteamericana.
La serie ibérica constó de 3 partes y de una cuarta inacabada.
La serie suramericana fue filmada en 1973 en Venezuela y aunque inicialmente solo se iban a rodar 8 capítulos, se amplió hasta 18.
De la serie norteamericana solo se pudo filmar la parte canadiense y dos capítulos en Alaska hasta la muerte de Félix.

El rodaje de la serie, que estaba formada por un total de 124 capítulos (la gran mayoría rodados en España) fue todo un reto cinematográfico al ser filmada en 35 milímetros, debido al peso de los equipos y la dificultad de transportarlos.
Pese a todas estas dificultades, la serie logró convertirse gracias a su temática y pedagogía en un referente mundial.

La serie obtuvo numerosos premios, tanto en España como en el extranjero.

 

La muerte de Félix

El 10 de marzo de 1980 el equipo de El Hombre y la Tierra se desplazó hasta Alaska para filmar la carrera de trineo con perros más importante del mundo, la Iditarod Trail Sled Dog Race.

Félix Rodríguez de la fuente muerteAunque el equipo viajaba siempre en las mismas avionetas, modelo Cessna, el 14 de marzo, por una pérdida de aceite, decidieron cambiar uno de los aparatos.

Mientras seguían la carrera, la avioneta en la que viajaban el propio Félix, Teodoro Roa, Alberto Mariano Huéscar y el piloto Warren Dobson se estrelló y todos sus ocupantes murieron.
El lugar exacto del accidente fue Shaktoolik, una población situada a unos 25 kilómetros de la costa del mar de Bering.

Repatriado a España días después, Félix Rodríguez de la Fuente fue enterrado el 19 de marzo en el sencillo cementerio de su localidad natal de Poza de la Sal (Burgos) en un acto multitudinario. Un año después, sus restos mortales fueron trasladados al cementerio de Burgos, donde reposan en un panteón realizado por el arquitecto Miguel Fisac, que contiene una escultura en su memoria realizada por Pablo Serrano.

 

«Félix, Teodoro y Alberto amaban la vida y por eso su oficio era acercar sus más bellas manifestaciones al hogar de todos los españoles. Recordémosles como eran: incansables, alegres, intrépidos y sensibles como testimonio de nuestra profunda gratitud e imborrable recuerdo»

El equipo de «El Hombre y la Tierra»

 

En la última entrada hablaremos sobre el legado de Félix.
¡No te la pierdas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.