Félix Rodríguez de la Fuente

El 14 de Marzo de 2018 se cumplieron 90 años del nacimiento de Félix Rodríguez de la Fuente.

Como burgaleses y amantes de la naturaleza hemos decidido traerte una nueva entrada para que conozcas un poquito más sobre la figura de Félix.

Infancia

Félix Rodríguez de la Fuente
El 14 de marzo de 1928 nace en Poza de la Sal (Burgos) el hijo de Samuel Rodríguez y Marcelina de la Fuente. Félix Samuel Rodríguez de la Fuente.

En la casa de Félix siempre hubo un ambiente intelectual puesto que su padre era notario de profesión y aficionado a la lectura.

La Guerra Civil (1936-39) y que su padre era partidario de no escolarizar a sus hijos a una edad temprana hizo que él mismo fuera el encargado de educar a sus hijos en casa.

Esto provocó que Félix creciera según sus propias palabras en convivencia armónica con los paisajes que configuraron su universo zoomórfico.

Su crecimiento y desarrollo en este ambiente repercutieron en su sensibilidad y pensamiento para crear en el futuro sus hipótesis y propuestas tanto biológicas y antropológicas como de corte filosófico que se reflejarían en su obra divulgativa.

La gran afición de Félix por la naturaleza le lleva a ser un gran conocedor de la zoología y su conocida pasión por la cetrería surgió cuando siendo niño, en una de sus numerosas excursiones campestres, observó como un halcón capturaba a un pato.

En 1938, con diez años de edad, Félix comienza a recibir educación reglada en Los Sagrados Corazonistas de Vitoria como interno, alejado de la libertad que había gozado hasta entonces.

 

Juventud

En 1946, a la edad de 18 años y siguiendo el consejo de su padre, que siempre respetó la afición de Félix por la naturaleza, comienza a estudiar medicina en la Universidad de Valladolid donde no destacó en su primer año en la universidad y tan solo aprobó las tres asignaturas más fáciles. En años posteriores sin embargo para aprobar le bastó con tan solo encerrarse a estudiar el mes anterior a los exámenes y obtuvo las mejores calificaciones en las pruebas orales dada su facilidad de palabra.

Gran aficionado al deporte, incluso llegó a ganar el campeonato universitario de 400 metros lisos.

Félix Rodríguez de la Fuente cetreríaEn esta época causa una gran influencia sobre él el biólogo José Antonio Valverde, que alcanzaría una enorme repercusión internacional a finales de los años cincuenta al enfrentarse a los planes del Ministerio de Agricultura para desecar las marismas del Guadalquivir, lo que llevaría a la creación en la zona del Parque de Doñana.

Además, Valverde compartía su pasión por la cetrería, arte que por aquel entonces llevaba siglo y medio sin practicarse en España, pero que Félix se propuso recuperar con la ayuda de los escritos medievales sobre el tema, especialmente el Libro de la caza de las aves, de Pero López de Ayala, y el Libro de la caça, de Don Juan Manuel. En 1954 es uno de los firmantes del acta de fundación de la Sociedad Española de Ornitología.

 

Madurez

Graduado en estomatología en Madrid en 1957, consigue el premio extraordinario Landete Aragó, nombrado en honor del pionero de la especialidad en España.

Ejerce como odontólogo en Madrid durante unos dos años, aunque siempre a media jornada para poder seguir dedicándose a la cetrería.

Tras fallecer su padre en 1960, deja el oficio de dentista para dedicarse a la cetrería y a la divulgación científica.

Félix Rodríguez de la Fuente El Cid

En 1961 trabaja como asesor de cetrería en la película El Cid, rodada en España. En 1964, gracias a sus cada vez mayores contactos internacionales con científicos de toda Europa, presenta en el Congreso Internacional para la Protección de las Aves de Presa, celebrado en Caen (Francia) un estudio sobre la situación del halcón peregrino en España.

Publica su primer libro, El arte de la cetrería, en 1964.

En octubre de ese año, 1964, comenzó el giro que tomará su vida cuando Félix Rodríguez de la Fuente organizó las Jornadas Internacionales de Cetrería, que por vez primera se celebraban en España.

El diario Abc le dedicó su foto de portada del 21 de octubre con el título de Cetrero mayor del Reino y en la que aparecía lanzando a ‘Durandal’, una hembra de halcón entrenada por él. Pocos días después, al ganar el ave la competición, lo invitaron a un programa de Televisión Española, donde empezó a ser conocido y admirado por el gran público al entrar en los estudios con un halcón en el puño enguantado.

Tan solo tres minutos de intervención sirvieron para que por un lado, el periodista Joaquín Soler Serrano pidiera su ingreso en la Real Academia Española por ser “el español de mejor prosodia” y, por otro, para que empezaran a recibirse miles de cartas solicitando nuevas intervenciones de aquel señor del halcón en la mano.

Así es como comenzó a colaborar en el programa Fin de semana, con un breve espacio de unos cinco minutos y cada dos semanas en el que durante cuatro años habló de caza, pesca, medio ambiente y actividades en la naturaleza… y a partir de ahí el fenómeno Rodríguez de la Fuente se convirtió en imparable.

 

Reflexión de Félix Rodríguez de la Fuente sobre la vida en las ciudades.

 

En la siguiente entrada conoceremos más sober la vida de Félix Rodríguez de la Fuente.
¡No te la pierdas!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.